sábado, marzo 03, 2007

Acerca de lo relativo del tiempo...


Sucede que esa noche se peinó y se maquilló con mas cuidado que nunca. Sucede llegó al bar 5 minutos antes, aún sabiendo que sus amigos eran impuntuales. Sucede que fueron llegando, y se sentaron alrededor de la mesa, y pidieron sus bebidas, y hablaron y rieron, y ella fingió que hablaba y reía pero no quitaba su mirada del reloj y de la entrada.
Sucede que hoy lo vería. Luego de dos semanas de eternidad - de extrañarlo y de anhelarlo en infinitos sueños -, luego de haberse dicho, de manera no demasiado clara, una especie de "adiós" , luego de haberse dicho sin palabras, de manera muy clara, tantos "te quiero", luego de haberse descubierto el uno al otro de imprevisto, con temor y con sorpresa. Luego de todo eso, hoy lo vería.

Pasaron horas. Lentas, pastosas, pegajosas horas. Inmortales segundos, malvados minutos. Horas perpétuas. Sentía el corazón bombeando con mas fuerza (no con mas velocidad, sino con mas ímpetu...al punto que sentía la presión de su sangre en cada tramo de sus arterias).
Luego de sufrir una resurrección con su correspondiente muerte cada vez que se abria la puerta, decidió que después de todo, si no venía, era porque a él ya habia dejado de importarle, y en ese caso, a ella tampoco le importaría. Decidió, ilusa y absurdamente, como se deciden las cosas imposibles e inverosímiles.
Imaginariamente evocó su rostro, imaginariamente lo besó en la frente, y con el corazón palpitante y chorreando de dolor, le susurró "- Ya no te espero..."

Sucede que las horas pasaron más deprisa. Y sucede que en una de esas horas, él atravesó, como en un sueño, la puerta. Sucede que su respiración se detuvo por un instante eterno. Y que dudaron un momento al saludarse, hasta que concluyeron en un abrazo torpe y un beso casi al aire. Sucede que él se sentó en la otra punta de la mesa, pero estuvieron pendientes, todo el tiempo, uno del otro (aunque rehuyeran sus miradas, de todas maneras se encontraban en un guiño de tanto en tanto). Sucede que bailaron. Sucede que rieron. Sucede que él debía irse. Y que las despedidas, por más que uno no quiera, siempre son tristes. Sucede que ella se quedó sin palabras, tal vez porque estaban de más, o tal vez porque había demasiadas cosas por decirle. Pero no en ese lugar, ni en ese momento, ni delante de todos. Balbuceó - como pudo - un par de incongruencias mientras él vomitaba, en medio de la forzada risa de ambos, una mezcla de excusas y promesas.

- Que tengas buen viaje.
- Me voy recién en 4 días...podemos vernos antes
- Si, seguro, te creo. Adiós, buen viaje.

Otro abrazo torpe. Saludar al amigo que lo arrastraba al otro bar donde los esperaban. Repetición de abrazo torpe (le pareció a ella , o realmente se extendió mas de la cuenta?)

Adiós.

Sucede que ella se sienta sola, lejos de todo. Sucede que la música, las luces y el mundo le rebotan. Sucede que baja la mirada y se concentra, como si de ello dependiera ahora su vida, en los pliegues de su falda.

Sucede...en un segundo, tal vez dos...

que él aparece de la nada,
la besa en los labios
... y se va.

Ella solo atina a sonreir, y a decir: Bye...
Y no se vuelve para ver cuando él se aleja.

Un segundo, tal vez dos, que se hicieron horas revividos por su memoria.
Que le sonaron - si es acaso suenan los segundos - a puntos suspensivos, a promesa, a ilusión, a ternura, a deseo, a caricia, a mirada, a tal vez, a no-despedida, a te quiero - .
Un segundo, tal vez dos, que hicieron que valgan la pena las horas de espera. Y en los que decidió, con irrefutable certeza, que si era necesario, lo seguiría esperando...

Tantas cosas puede contener un segundo, tal vez dos?

8 comentarios:

Criminel dijo...

Con esos antecedentes no parece una buena política. Pero supongo que ella sabe lo que hace.

espiritunomade dijo...

Of course que sabe lo que hace ! Es mi personaje !
De hecho, estoy proyectando una segunda parte en la que se encuentran en Paris luego de un año, se prometen amor eterno y viven juntos toda la vida en Colombia y la India... después de todo, sería un final posible... no? :S :S :S

Demian Rostov dijo...

Mhmm... Colombia... India... Eso parece más el futuro de un narcotraficante que de una pareja que se prometió amor eterno.

Esteban dijo...

Sucede que comprendio que la vida solo es amor. Sucede que sintio cuan fuerte puede ser la caricia de una pluma. Sucede que proyectó toda su vida en un segundo. Sucede que luchó. Sucede que independientemente si es en la India, Colombia o Argentina, ya gano. Sucede que sintió como una herida puede llegar a ser dulce, como una daga prometedora de muerte puede curar, y como la oscuridad SIEMPRE le da paso a la luz mas intensa. Sucede que jamas creyo enlas ciertas palabras de Lope de Vega:

"huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe."

Sucede que comprendio lo que es la poesia. Sucede que sintio que pueden utilizarse palabras cursis y comunes para expresar sentimientos sublimes. Sucede que vio la carga que tienen esas palabras, no por si mismas, sino porquien son o fueron pronunciadas. Sucede que imagino tantas cosas. Sucede que ahora es mortal. Sucede que vendio su inmortalidad Shakespereana para vivir una corta vida plena de amor. Sucede que sucedió lo mas increible que puede pasarle a un ser humano. Sucede que se enamoró.

espiritunomade dijo...

Demian querido... como siempre,. gracias por pasar. con respecto a su comment, quiero expresar mi desacuerdo en dos puntos. A saber:

1 - Desde cuando el amor debe circunscribirse a unos pocos lugares geograficos? (acaso la gente no se ama en Colombia y la India?)

2 - El amor eterno no existe.

(Igual soy de la idea que cuando se vive, debe vivirse como tal)

Besos miles

espiritunomade dijo...

Sucede que me emocionaste con tu post, mi entrañable amigo. Y sucede que vos mas que nadie sabes lo que significo para mi escribir este cuento.

Gracias, gracias, gracias, por tomarte el trabajo de responder de esta manera. Me encantó. Love U.

Karina dijo...

Myr, yo puse el mismo cuadro de Dalí hace unos años y el post decía " El tiempo es...."
Historias de amor y el tiempo, que según dicen cura todas las heridas...
Bolaso de aquellos!
Besitos, lindísimas las fotos y el viaje para ver a tu amiga.

espiritunomade dijo...

Kari: Como va? Y si, ese cuadro da para ilustrar este tipo de reflexiones. A mi Dali me encanta. Despues pasame la fecha de tu post asi lo leo...para ver otra interpretacion acerca del tiempo, que, insisto, es taaaaan relativo. Lo de que cura todas las heridas...no se si las cura, pero a la larga uno se acostumbra a tenerlas ahi y cada vez molestan menos.

Tao: Volviste por aca !! Que alegria!! Una sola duda...Yo cada dia demuestro mas con lo q escribo....la pregunta es ....mas q? Mas talento, mas caradurez, mas de mi? Jajajaja. Agradecere respuesta (RSVP). Besotes guapo, te quiero mucho !!