viernes, marzo 02, 2007

La rubia y la risa

La puerta del monoambiente se abre. Entra el tipo. Lleva barba de dos dias. Luce demacrado y acromático. Su mirada está extraviada quién sabe donde. Va un poco despeinado, lleva el cuello de la camisa desabrochado, la corbata y un cigarrillo en la mano. Cierra la puerta tras de si, sin cerrojo, y revolea llaves, corbata y la poca entereza que le permitio arrastrarse desde la prisión de la oficina a la cárcel de su casa, sobre la silla más cercana. Asesina sin piedad al cigarro en el cenicero, casi sin detenerse, y se desliza como puede hasta el rincón de la cama. Mirarse fugazmente en el espejo en su trayecto, no ayuda en absoluto a elevar su ánimo. Ve el reflejo de un alma perdida dentro de un cuerpo agotado, que se fue antes del trabajo con una excusa cualquiera y que solo desea derrumbarse sobre las sábanas.
Todavia es pleno dia, y el sol entra con descaro por la ventana. Esa ventana contrafrente es su única conexion con el mundo. Por lo demás, su hogar consiste en un par de muebles - echados con el mismo descuido que se echan unos dados - entre un cuadrado de ladrillos, un piso que lo separa de un departamento vacío y un techo que lo aísla - a Dios gracias - de la monótona vida de la viejita archicatólica del 7mo A.

Haciendo un esfuerzo increíble logra llegar hasta la cama. Ni siquiera se molesta en dar dos pasos más y cerrar la ventana. Que se curta el mundo, que le importa. Dándole vuelta la espalda al sol y a la vida, al grito de los estudiantes que llega desde la plaza, al tráfico y a las campanas, se quita los zapatos, mete su cabeza debajo de una almohada, se tapa de modo que no se cuele ni una ínfima hebra de luz e intenta perderse, al fin, en la negrura de la nada.

Inútil. De más esta decirlo. Irremediablemente inútil.
Por más que apriete con fuerza sus párpados, no halla la manera de cerrar los ojos de la mente. Desde una estancia muy profunda, emerge, en el oscuro vacío, y sin pedir permiso, el rostro de la rubia. El rostro y la risa. Esa risa amplia y franca que lo cautivó desde el primer momento. Y que tanto amó después.
Risa de olas de mar, de paseos a caballo, de tardes de juego. Risa clara, burbujeante, risa de niña. No era ni una sonrisa ni una carcajada... era una mueca exacta de labios abiertos de par en par, que dejaban ver, con desparpajo, una larga hilera de dientes, a su entender, perfectos. Pero de un modo único e irrepetible.
A partir del momento que la habia visto, ya no existirían para el, en el mundo, otras risas. Ya nunca más esa palabra lo remitiría a un concepto abstracto que podía significar la respuesta a un chiste pelotudo o a unas cosquillas. No. A partir de ese momento, y durante toda su puta existencia, inevitable y dolorosamente - con el dolor de infinitas agujas que se clavan en cada uno de sus poros - todas las risas del mundo, TODAS, evocarían la risa de la rubia. SU risa.
Deseaba beberla, sostenerla de las mejillas o sellarla con un beso. Pero por el momento solo podia mirarla en sus sueños.

- Quiero olvidarla, quiero olvidarla !!, exclamaba . Pero cuanto mas lo repetia, mas absurda le parecia su demanda.

- Mierda, mierda, mierda !! - aulla con dolor. Se contrae como un feto y hunde más la cabeza debajo de la almohada. Pero la cara de la rubia lo sigue torturando.
Se levanta , a tientas (no porque hubiera oscuridad en la habitación, sino por su propia y amarga oscuridad interna). Piensa en hacerse un café, pero luego lo piensa mejor (¿?) y se clava dos whiskies.
Ve ,- como puede, ya que no es demasiado tolerante a los efectos del alcohol - un cuaderno sobre la mesa. Busca una birome. Luego de probar varias que no andan y de un par de puteadas, se decide por un lápiz violeta casi sin punta. Piensa en escribirle una carta a la rubia. Jamás se la enviaría, le da demasiado miedo acosarla y quizá asi perder una ínfima posibilidad de que sus caminos vuelvan a encontrarse algun día. Pero tal vez, piensa, escribir sus emociones le ayudaría a exhorcizar sus demonios. Cualquier cosa con tal de dejar de sufrir. Asi que empieza. Con letra despareja por el llanto y el alcohol, garabatea:

"Todavía recuerdo la risa que tenías la noche en que te conocí... "

Patético. De un manotazo destierra de la mesa lápices y cuadernos y se arrastra (cada vez mas literalmente), de nuevo, hacia la cama. Esta vez ni se molesta en taparse. Cierra los ojos, y, como una bendición, a los pocos minutos logra dormirse. Duerma mal. Horrible. Sueña con la rubia, con sus abuelos muertos,con el diariero de la esquina, con la flaca que conoció el sabado en el boliche ( la habia llevado a su casa, pero apenas si la habia tocado... la imagen de la rubia lo vigilaba, acosante. Le pidió disculpas a la flaca, que por suerte además de hermosa era una mina empática, aunque ni se molestó en esgrimir el clásico "es la primera vez que me pasa". Simplemente le pidió disculpas y la abrazó para dormir. Al otro día le hizo unos mates mientras hablaban de música y quién sabe que mas y se despidieron con un beso). Siente a lo lejos que le suena el celular. Que se curtan todos. Intenta seguir durmiendo. Lo logra, pero sin paz. La rubia y su mueca de dientes alineados se le aparece en todos los ángulos y tamaños posibles, y cada vez que la ve, siente que unas navajas muy afiladas le cortan la piel, metódicamente y calculadamente, sin prisa. Sus lágrimas caen sobre las llagas convertidas en vinagre. Cómo arde el amor. Mierda, cómo arde. Se jura entre sueños no amar nunca mas , - NUN-CA-MAS- y se despierta.

Busca su celular. Tiene un mensaje. Por un segundo se ilusiona. Pero no, no es de la rubia. Es un amigo que lo invita al cine. Decide ir. Despues de todo, se da cuenta de que nada puede hacer en su casa para recuperarla. Sabe que tal vez con el tiempo vuelvan a encontrarse. Pero por lo pronto, solo le resta esperar. Posiblemente el paso de los días hará que ella pueda sanar su lastimado corazón y esclarecer sus ideas, y se vuelva a mirarlo. Sabe que él estará siempre ahí, a un lado,casi invisible, pero presente... esperando.

- Be patient, little boy
(Ok, I´ll be patient)

Se da una ducha - el agua cae sobre su cuerpo como un regalo divino- , se afeita, se disfraza de tipo normal, sin sueños tormentosos, sin dolores, sin llagas avinagradas. Eso si; antes de salir, le envía un mensaje a su amigo para cerciorarse de que la pelicula que elegió no es una comedia, si no una de acción. Quiere ver si por dos horas al menos, logra sacudirse el espectro de la rubia.

Paradójicamente, su dosis de risas, por hoy, está cubierta.

--------------------------------------------------------------------------
(Dedicado a esa persona increible con risa de niño)
--------------------------------------------------------------------------

16 comentarios:

lok dijo...

Hola Myr
Que lindo escribes¡, me gusta leer sensaciones internas tan bien descritas.

Ahora espero poder venir más seguido a mirar tus fotos y leer.
Saludos desde acá.

espiritunomade dijo...

Hola lok ! Tanto tiempo! Gracias por pasar y por tus lindas palabras.
Lo que se me ocurre decirte es que ojala no supiera describir tan bien esas sensaciones ...jajaja. Pero bueno, al menos puedo darles un giro de sublimación y canalizarlas y plasmarlas en un proyecto pseudoartistico. Habra cosas peores, supongo.

Besos y hasta pronto.

Criminel dijo...

Por eso yo no salgo con rubias.
;-)

Karina dijo...

Hay Myr...que lindo.
Inspiraremos eso las rubias?
Perhaps, perhaps, perhasps...

Las fotos son maravillosas y es verdad, cada día escribís mas lindo.

Besos

espiritunomade dijo...

Criminel: Lamento informarle que con morochas o pelirrojas, tampoco se está exento.

Kari: Gracias por tus comentarios. Me alegra que te gusten mis fotos y mis impulsivos cuentos (si fueran menos impulsivos tendria la posibilidad de releerlos y corregirlos y seguramente serian mejores, pero brotan asi, con una necesidad urgente, y asi los dejo...)
Con respcto a tu pregunta...no se si provocan eso las rubias, pero si se, por propia experiencia, que provocan eso ciertas risas ...

pablo dijo...

myr como siempre me encanta leer lo que escribis, y la verdad que escribis cada vez mejor,espero q en algun momento tus personajes encuentren la paz y felicidad q todos nos merecemos jeje
besos muchos y grandes

espiritunomade dijo...

Pablo: Dios lo oiga !!

(Aunque ese dia se me terminarian los motivos para escribir... mmmm...que dilema)

Demian Rostov dijo...

Muy bueno. Espero que vean Rocky VI, aunque no sé, aunque no la vi creo que tiene buenos momentos dramáticos. Las rubias son una debilidad, junto con las morochas, las pelirojas y las castañas (no las de cajú).

Anónimo dijo...

hola myr, soy el daniel de chile... Realmente muy bello tu cuentito... Me pasa que me siento representado en varios momentos por lo que escribes, una muy buena elección de cada palabra, Felicidades por tu gran trabajo.

Lud dijo...

Buenas Myr!
Justo me toca este posteo tan particular para pasar a saludarte...

Al márgen del comentario estúpido de "a mi tampoco me gustan las rubias", me da la impresión de que el personaje de tu cuento tiene una pequeña obsesión, poco sana como cualquier obsesión. No comparto, esas cosas mejor dejarlas ir (aunque quién no sufrió aunque sea un poquito por amor...).
En fin, la sonrisa de esa rubia me da miedo.

Un besote!

espiritunomade dijo...

Demian :Graciaaaaas ! Jajaja, me hizo reir consu comment.

Dani: Como esta mi compañero de hostel barilochense? Que bueno saber que otro se puede sentir identificado con lo que escribo, es un aliciente para continuar. Gracias por pasar.

Lud: Nena, bienvenida !!! Si, efectivamente, de obsesiones se trata. Y a veces, no es tan facil dejarlas ir. Y si,es una risa que atrae a la vez que asusta...Gracias por tu comment, espero tenerte seguido por aca. Besotes !

mauricio dijo...

mmm, interesante, voy a leerlo con mayor detenimiento, pero está bastante bien esto che.

Criminel dijo...

Es cierto Myr, no es óbice. Pero mi experiencia me dice que los daños se reducen ostensiblemente.

espiritunomade dijo...

Mauriiiii!!! Que placer tenerlo por aca, mi nomade poeta !!
El "bastante bien" viniendo de ud, que tanto ha leído, lo tomo como un elogio mayúsculo. Gracias miles.

(By the way... si pasan por el blog que Mauri, no dejen de leer su "Orgasmo en las venas" Es buenisimo)

Criminel: Igual hace bien en evitar a las rubias. Y es que las castañas tenemos mas onda ;)

Anónimo dijo...

hi myr me encanto!! ahora mi duda es quien es el sr de cara de niño jeje yopense q iba a aparecer la rubia en el cine pero ta bien es tu cuento ahroa hace la parte dos en q conoce a otra chica q no es rubia y se enamora y viven felices y comen verduras jaja vos me entendes. Sony

espiritunomade dijo...

Jeje, vos esperabas que la rubia apareciera en el cine porque sos mujer y las mujeres siempre esperamos esas cosas...pero no ! Asi no es !! Welcome to the reality !!

Lo del Mr risa de niño, te lo contaré en el próximo café que compartamos, no por acá...pero estuvimos hablando de él cuando nos vimos el finde. Do you remember? ;)

Besotes, diosa, gracias por pasar.