viernes, noviembre 02, 2007

Absurdo

Despertar en una amalgama de lagrimas, nausea y retazos de sueño.
Sufrir la inevitable concretud de la sangre, las uñas y los huesos.
Adolecer las piernas, la linfa, las caderas.
Padecer las entrañas, las costillas, los dientes.

Ansias de siesta eterna
de coma
de narcosis
de anestesia.

Y de huir de lo tangible,
de las arterias,
del cuerpo
de la prisión de los labios,
los ojos
el esqueleto.

Agonizar la psiquis,
la emocion, lo percibido.
Enloquecer de nostalgias.
Enfermarse en recuerdos.

Desear

arrancarse

la piel

el miedo

y-los-de-seos.


Y resignarse
- finalmente resignarse -
al inevitable absurdo
de existir

con la humanidad a cuestas.

7 comentarios:

doble visión dijo...

esta cuota tan alta de pesimismo, me sorprende en vos...claro, aunque estarías en todo tu derecho de decirme que no eres una máquina y que a veces caminas por el lado salvaje...

en fin, que la poesía es 10 por ciento inspiración y 90 por ciento dolor....así que está bien. pero uno tiene la obligación de "no resignarse al inevitable absurdo de existir", aunque su corazón le ordene lo contrario.

saludos
marcelo
;)

El MeLLi dijo...

Y si, la humanidad va mal mal mal.

Muy bueno lo suyo, volvere a pasar.

Adios.

PD: me diste ganas de voler a Gesell

Ana Ortiz dijo...

Resignarse jam�s. Detenerse para recuperar fuerzas, s� siempre.

Lucífugo dijo...

:( ¿Un Decorrido Absurdo?

tinez dijo...

Sl, se siente absurda la vida por momentos. Sin embargo, a veces algo mágico nos sucede y volvemos a creer que algún sentido debe tener

Anónimo dijo...

Preciso Myr, ni en otra vida escribiría algo así...
Te mando un beso grande y que estés bien.
K

Cabro Gamarra dijo...

Sí.